05 Ago La nueva comunicación para bodegas se llama Branding

¿Cómo ha cambiado todo en estos meses, verdad? Y ya no sólo hablando de esa comunicación para bodegas, no… En general la COVID19 ha traído tantos cambios tan inesperados…. Lo que antes funcionaba, ahora o no puede hacerse, o no funciona. Y esto tanto para bodegas, empresas gastro-alimentarias, y no hablemos de la hostelería, tan castigada y en la que, en los días más duros de la pandemia, desde Veintemillas ya les brindamos nuestro apoyo a través de propuestas de colaboración gratuitas.

Y hay una realidad en todo esto. Una realidad que antes la dibujábamos en pasado, y ahora la tenemos en un presente que nos pide cambio. Sin duda esta pandemia nos ha obligado a ser más digitales que nunca. A los comercios en general y a las bodegas, no les ha quedado otra opción que incorporarse (si no lo estaban ya) a un mundo tan, para muchas, ajeno, o de impulsar sus redes sociales y sus plataformas digitales. Que si tener una página web y una estrategia Online más o menos ordenada, para muchas ya era complicado, tener una buena estrategia en Redes Sociales es ya ciencia ficción.

Los amantes del vino sabemos que es mucho más que una bebida: es parte de nuestra cultura. Es una experiencia. El vino está presente cuando estamos solos o acompañados, cuando estamos tristes o felices. Una experiencia más allá del consumo, más allá de un sólo momento y con beneficios tanto funcionales (que bueno está el vino), como emocionales (me siento mejor bebiendo vino) y aspiracionales (me siento todo un Winefluencer bebiendo este vino). Es un elemento que reúne emociones y sensaciones que se viven en cada momento y ocasión de consumo.

Vale sí… ¿Y entonces ahora cómo lo hago yo?

El objetivo es brindarle al consumidor la posibilidad de adquirir sus vinos desde el sillón de su casa (para lo que necesitamos una buena estrategia Online) y poder transmitirle el valor de la experiencia de nuestra marca desde las herramientas digitales (para lo que necesitamos una buena estrategia de comunicación), y aunque no le llegue el vino de su Tienda Online de confianza hasta de aquí a tres días, que se pueda adentrar en los valores de marca. Sí, muchos no lo harán. Pero hablamos de nuestro público mínimo viable, y nuestro Público Mínimo Viable es siempre un Winelover de categoría, y si lo hace y encuentra algo con lo que relacionarse, se convertirá en prescriptor. Y eso, amigos míos, es BRANDING.

¿Y cómo hacemos esto en un mundo donde hay millones de etiquetas diferentes, con miles de alternativas a nuestro alcance? ¿Cómo acercar la bodega al potencial cliente? ¿Cómo enamorar a un consumidor de algo tan sensorial desde el lado de atrás de la pantalla?

Conocer nuestros valores a la perfección a través de una estrategia de definición de marca. Comunicar de manera simple y sencilla, sin dejar de aportar valor a la marca desde lo elemental y crear algo nuevo totalmente disruptivo. Este es el horizonte que se vislumbra en la “nueva comunicación para bodegas“. Y bueno, para cualquier negocio, la verdad.

Y lo de la sencillez no lo decimos por menospreciar a nuestro consumidor, por supuesto. Nadie compra algo que no entiende, y para ello el mejor camino es ser claros y honestos; tener presente que hay consumidores para todo tipo de vinos y vinos para diferentes momentos de la vida.

Aunque todas las fronteras de ciudades y países se encuentren cerradas, la construcción de una comunicación para bodegas eficiente, puede minimizar este asunto.

Y si a estas alturas de nuestro blog alguno de estos conceptos todavía os suena raro, ¡contactad con nosotros!

 

Sin comentarios

Deja un comentario.