21 Nov Por qué “Jerry Maguire” es lo que nos hace mejores a otras agencias de Marketing para vino.

Igual el titular es algo pretencioso, pero después de un tiempo hemos visto que es cierto, que realmente es algo bueno y ya no para nosotros, sino para todas aquellas bodegas y empresas que buscan soluciones de Branding, comunicación o Marketing para vino y terminan trabajando con nosotros.

¿Y cuáles son los motivos de esa afirmación? Jerry Maguire. En efecto, habéis leído bien, la peli noventera de Tom Cruise.

En esa película, el personaje de Tom Cruise, que hace de agente deportivo, tiene una “iluminación” sobre lo que realmente es importante en su trabajo y en su vida, fruto de la cual redacta una sincera declaración de principios cuya base parte de la frase de su mentor “La clave de este negocio son las relaciones personales”. Esta reflexión, que en opinión del protagonista está completamente desvirtuada en la actualidad en la que vive, deriva en un manifiesto, motivo por el que, una vez lo reparte en su macro-empresa molona de agentes deportivos super-dinámicos, termina siendo despedido.

¿Y qué punto es el que resume su manifiesto? “Que menos clientes y más atención darán como resultado un mejor modelo de negocio”. Claro, su macro-empresa dice que está muy bien y que buena redacción, pero que se vaya a su casa sin pasar por caja.

MUCHO MÁS QUE “SHOW ME THE MONEY”

En Veintemillas, hemos limitado el número de proyectos con los que trabajar de manera simultánea a no más de diez, cuatro o cinco si son proyectos de volumen como el Outsourcing de Comunicación y Marketing o de desarrollo de marca.

¿El motivo? Poder asegurar precisamente que nuestra implicación en cada uno de los proyectos en los que trabajamos, con cada uno de los clientes con los que nos relacionamos, sea excelente, con una dedicación única que ya es todo un diferencial en el sector y que nos hace tan eficientes como tener a todo un departamento de Marketing trabajando para ti.

_
No nos enfocamos en aumentar la cantidad de clientes que atendemos, sino que ayudamos a nuestros clientes a hacer crecer su negocio.
_

Estos son los seis principios más destacados del modelo “Jerry Maguire” que seguimos en Veintemillas:

1 – Los clientes, primero:
¿Qué obviedad, verdad? En la película se ve con claridad como los objetivos de Jerry al trabajar con su único cliente evolucionan, pasa de querer ganar dinero a través de una estrategia ya determinada, a trabajar para conseguir los objetivos que su cliente busca mediante nuevas estrategias, creadas para él y solamente para él. Se trata de ser genuinos, dedicados y creativos para nuestros clientes,.
 
2 – Hacer propios los objetivos:
Si trabajamos contigo es para ayudarte a que tu empresa crezca, o a ganar visibilidad, o a vender mejor tus productos, o a transformarte en aquello que siempre has querido ser, a hacerte especial redescubriendo tu marca o a través de las campañas de Comunicación o Marketing para vino. Si lo decimos y no lo hacemos, te estamos vendiendo humo. Por ese motivo, hacer equipo contigo es crucial, y hacer nuestros tus objetivos tan importante.
 
3 – Construir VALOR:
Nuestra filosofía a la hora de emprender cualquier acción, bien sea de comunicación, Redes Sociales, el diseño de una etiqueta, una web, contenidos o Marketing estratégico, parte siempre de una base: Hay que hacer MARCA. Y hacer marca, es siempre construir valor. Generar valor hará que se creen relaciones duraderas, tanto entre las marcas y sus consumidores, como entre nosotros y nuestros clientes.
 
4 – Reconocer cuándo es suficiente:
Hemos dicho diez proyectos máximo, pero pueden ser menos (nunca más) en dependencia del tamaño del proyecto. Nuestro tiempo es limitado, y si tenemos claro que menos es más, podemos caer en el fallo de abarcar más de lo que podemos, con un resultado catastrófico. Queremos crecer en la calidad de nuestro trabajo y en la calidad de nuestros clientes, no en plantilla o en una estructura de negocio que no parta de la base del respeto y la ética con la que trabajamos.
 
5 – Grande NO es siempre mejor:
Desde que iniciamos Veintemillas tuvimos claro el tipo de empresa que queríamos (y queremos) construir. Un organigrama simple y horizontal, una red de colaboradores de enorme talento que permitan realizar una escalabilidad a la hora de elaborar presupuestos para cualquier proyecto y generar costes que hagan que el techo de gasto permanezca estable, pero sobre todo: Ser auténticos. Ser ágiles. Ser (REALMENTE) creativos.

6 – No fliparse:
Por supuesto, esta filosofía implica un techo más o menos previsible en nuestra facturación, ya que si no vamos a sumar nuevos clientes, las ganancias no sumarán por encima de cierta cifra al cabo del año.Para eso es importante contar con objetivos que vayan más allá de la facturación anual, establecer márgenes de crecimiento razonables y, sobre todo, una estructura de costes manejable para que inesperadas sorpresas sigan haciendo de esto un negocio que genere beneficios.

Sin duda, es lo que haría Jerry. ❤️❤️❤️

Sin comentarios

Deja un comentario.